#RadicalDemocracyStories: encuentro de narrativas para la participación ciudadana y la democracia en red

Lugar: 
Fàbrica de Creació Fabra i Coats Carrer de Sant Adrià, 20, 08030 Barcelona
Fecha: 
14 de Febrero de 2018

Desde que existimos como especie, contar historias nos ha permitido convivir en sociedad y sobrevivir en el mundo. Las historias nos permiten “imaginar escenarios futuros, prever situaciones críticas, construir hipótesis y prepararse de antemano” [1]. Hemos contado historias (y lo seguimos haciendo) de diversas maneras: de forma oral o escrita, pictórica o simbólica. En las últimas décadas han proliferado formas narrativas mediadas por las tecnologías de la comunicación de masas, tales como la prensa, la radio o la televisión y, más recientemente, Internet, las redes sociales y las aplicaciones móviles. Disponemos, pues, de un extenso abanico de posibilidades para construir relatos.

Si diversas son las formas de construir relatos, numerosos son, también, los relatos que se disputan hoy la hegemonía: de las mitologías del mercado libre y la sociedad de consumo a las de la soberanía nacional o la transformación tecnocientífica de la realidad. Uno de los relatos políticos clave en los últimos tres siglos y, particularmente, en las últimas décadas, ha sido el de la democracia: el ideal de una sociedad de iguales apoyada en un gobierno de todas y de cualquiera. El 15M fue un momento fundacional desde la perspectiva del relato democrático. Lo fue, al menos, en dos sentidos. En primer lugar, abrió una narrativa de época que denunciaba una profunda crisis de la representación política y apelaba al ideal de una democracia real. En segundo lugar, se apoyó en redes sociales corporativas (como Facebook y Twitter) y alternativas (como n-1) para crear, organizar y extender colectivamente esta narrativa. El 15M abrió un horizonte narrativo democrático y lo hizo apoyándose en las redes digitales.

Redes de relatos (o relatos en red) como los generados por el 15M pueden condicionar la agenda de los medios o la opinión pública. Sin embargo, encuentran numerosos límites. Uno de ellos es el que representan las estructuras de la democracia representativa, que a menudo operan como frenos a la deliberación y la voluntad popular; otro es el de las propias redes sociales, que se apoyan en infraestructuras tecnológicas construidas bajo una lógica corporativa.

Frente a las estructuras tradicionales de la representación, por un lado, y a las redes sociales corporativas, por otro, redes políticas como Decidim o Consul (las plataformas digitales de participación política promovidas por los Ayuntamientos de Barcelona y Madrid, respectivamente) plantean un paradigma alternativo a la hora de articular la comunicación y la acción social: son redes orientadas a potenciar una democracia distribuida y aumentada. Inspiradas y ligadas al devenir histórico abierto por el 15M, encarnan y sirven de apoyo a sus narrativas de democracia radical y en red. En conexión con ellas, el objetivo de este noveno seminario del lab metadecidim es abrir un espacio para pensar, construir, compartir y analizar colectivamente posibles narrativas sobre la democracia radical y la participación en red. 

Más detalles en el informe de la sesión

Añadir nuevo comentario